Entrevista a Alberto Vázquez-Figueroa

images[4]

                                 “Hay mucho puente para tan pocos ríos en este país”. Eso me dijo Alberto Vázquez-Figueroa cuando le  pregunté si tenía planes para el puente del uno de noviembre y así llevar a cabo esta entrevista. Periodista, escritor, inventor, son algunas de las facetas de este canario criado en el Sahara. Un prolífico escritor y todo un veterano de las letras y ya no sólo de éstas, sino de la vida. Persona de un amplio bagaje cultural con el que hemos hablado, ya no solo de su novela La bella bestia, sino también de la situación de las letras en este contexto de actual crisis económica.

José Luis Chicano: El personaje principal de La bella bestia es Irma Grese, una celadora de los campos de concentración nazis, ¿qué le motiva a escribir sobre ella?

Alberto Vázquez-Figueroa: Una señora cordobesa me habló de ella, me llamo la atención y busqué información. Descubrí que  había sido el ser humano más malvado que se haya conocido, la única mujer condenada a la horca a los 21 años, con toda la razón del mundo, y consideré que fue una historia interesante y muy acorde al momento. Porque estamos viendo como todo lo que se refiere al nazismo parece renacer, parece que hay gente que no se da cuenta de lo que aquello significó. Hay personas que van exhibiendo banderas nazis, pegatinas o distintivos con la cruz gamada y dices, pero bueno, ¿si hubo 50millones de muertos y sólo ha pasado una generación, cómo es que la gente ya no se acuerda de esto?

JCH: ¿Hasta qué punto podrían volver a darse una situación así?

AVF: Dada la situación actual, como los políticos no hacen más que robar y expoliar, tanto los de un lado como los de otro, se está dando una situación muy similar a la del gran crack del 29, de ruina, de depresión. Estamos llegando a una situación donde unos mandatarios totalmente ineptos y corruptos (no se sabe si más ineptos que corruptos o viceversa), llevan al pueblo a la desesperación. Hoy en día estamos en esos momentos de caos, donde los políticos no saben dónde nos tienen que llevar, no tienen ni idea de lo que tienen que hacer. Están ahí, tanteando, llevándose lo que puedan, y ya no queda nada por robar. No saben qué hacer, como administrar un país. Corremos el riesgo de que surjan nuevas ideologías de destrucción. Y que surja un loco con esas ideas y triunfe.

JCH: En La Bella bestia, ¿qué hay de realidad y qué hay de ficción?

AVF: En una novela histórica basada en hechos históricos, hay que ser muy fiel en todo lo que refiere a los hechos. El personaje de Grese fue tal como lo describe la novela. La condenaron tal como se dice y la ahorcaron tal como se merecía. Eso es lo que hay que respetar, una base histórica. Ahora, alrededor de eso, están las lagunas históricas, cosas que sin cambiar lo que fue verdad, pudieron estar ahí, porque a lo largo de la vida de Grese pasaron una serie de personajes, tuvo una serie de amantes, conoció y mató a muchas personas, y muchos de esos personajes se pueden concentrar en uno solo y ese es el personaje que sirve de hilo conductor para la novela. Es un recurso literario, donde siempre la columna vertebral es la hija de la gran perra que fue Irma Grese.

JCH: El comienzo del libro transcurre en una conferencia acerca del futuro del libro digital, ¿cuál es su opinión respecto a éstos?

AVF: Ahí todos hablamos de oídas. Editores y escritores estamos desconcertados. Como el mundo está desconcertado frente a los cambios que hay. Se supone que tal como está ocurriendo en EEUU, el mercado de libros digitales superará al mercado de libros de papel. Yo creo que en España aún tardará unos años, además, siempre se dará una convivencia entre ambas cosas. Recuerdo que cuando apareció la televisión, se decía que iba a acabar con la radio. Que la radio era una cosa absolutamente obsoleta y que nadie volvería a escucharla. Y con el paso del tiempo se ha demostrado que la radio está tan vigente o más que entonces. ¿Qué pasará con el libro digital?, pues convivirá con el de papel, porque hay mucha gente que aborrece coger un aparato y leer en él. Prefieren su libro de papel, lo pueden tocar y tenerlo en la biblioteca. Hay otros que no, que van en el metro y llevan su libro digital y pueden leer muchos libros en uno sólo. Para gustos colores. Cuanto más convivan mejor. A mí, como escritor me tiene sin cuidado una cosa u otra, siempre que se cumpla la ley. Si un libro de papel me deja de beneficio un euro y el libro descargado en digital me deja el mismo beneficio y para el lector ha sido más barato, pues muy bien. Ahora, luego interviene la piratería, las leyes que no se cumplen y la picaresca, es como preguntarse ¿qué opina usted de que las librerías pongan los libros en la puerta y la gente se los lleve y los roben?.  Ahí sí que estamos jodidos, pues en este caso es lo mismo. Si la gente cumple y paga sus 4 euros por un libro digital y lo lee cómodamente, pues bien. Esa es mi lucha con las editoriales, para que los libros digitales estén a un precio más razonable. Se ahorra el papel, la impresión y sobre todo la devolución. Los libros de papel tienen el problema de la devolución. Si los vendes muy bien, pero si no, te los comes con patatas. En internet no. Si no lo vendes no pasa nada.

JCH: En su página web tiene alguna obra para ser descargada gratuitamente, ¿por qué?

AVF: Sí, desde siempre, yo fui el primero que puse ésa y casi todas. Y a quien me las pide se las doy. Un señor de México, me pidió La bella bestia porque allí no la podía conseguir y se la mandé. A mí, ¿qué me importa que un señor que esté en Alaska o en la Patagonia, me pida un libro porque allí no lo puede conseguir?, ¿voy a negárselo?, son libros que ya están amortizados, que ya hicieron lo que tenían que hacer. No hay que pensar siempre en el qué va al Corte Inglés y se compra un libro, hay que pensar en el señor que está en el último rincón del mundo que no va a poder comprar el libro. Lo que importa es que ese señor lea tu libro.

JCH: Es más importante que te lean a vender libros, ¿no?

AVF: Claro, el vender no es sólo la cuestión física de cobrar, es tener lectores. Es tener amigos. Muchos, lo que quieren es tener compradores, pero lo importante no es eso. Mucha gente piensa que esto de escribir es soplar, sacar botellas y empezar a cobrar. Yo empecé a escribir a los 16 ó 17 años. Escribí montones de libros y nadie me los publicó. Escribí trece libros que sí que se publicaron, y no fue hasta el catorce, Ébano (yo ya tenía 39 años), con el qué empecé a ganar dinero. Hay que saber esperar 25 años. Y a mí, se me consideró un escritor con suerte, con éxito a buena edad. Esta profesión es así, y si no lo fuera, nadie trabajaría en una oficina ni picaría piedra, porque es más cómodo trabajar en tu casa a la hora que te dé la gana. Además, te pagan y con suerte eres famoso y la gente te reconoce por la calle. Pero eso tardé 25 años en lograrlo.

JCH: ¿Cómo está afectando la crisis a escritores y editores?

AVF: La crisis está afectando a todos los sectores. A los arquitectos, a los médicos, a los abogados. Está afectando a todo el mundo. Menos a los banqueros, que son los que se benefician. Antes se suponía que eran los abogados los que ganaban a río revuelto. Pues ahora los abogados ven que todo el entramado social cae. Ser notario era lo máximo, y hoy despiden a sus trabajadores porque no hay quien compre una casa ni quien haga un negocio. Esta crisis afecta a todo el mundo, y los escritores y los editores no son una  excepción. Nunca lo serán. Y mientras el mundo está en crisis, llegas a un restaurante y te encuentras en la puerta coches de lujo (BMW, Mercedes, todos alemanes),  todos con chóferes, y dentro, políticos pidiendo langostinos o percebes y pagando con la tarjeta del Congreso. Se te revuelve el estómago. Ves a estos indecentes que se han comido un país. Tanto los de un lado como los del otro. Y mientras haya personas a los que no se les castigue como se merecen, la crisis afectará a todos. En el mundo del cine, yo antes hacía una película cada año. Ahora hace 3 años que nadie tiene dinero para hacer una película, ¿para qué vas a hacerla?, si nadie tiene dinero para ir al cine y además al día siguiente te la piratean en internet y nadie hace nada. Todos estamos pagando esta crisis. Es el resultado de la excesiva avaricia de unos pocos.

JCH: ¿De los llamados poderes fácticos, no?

AVF: Claro, los banqueros. Mucha gente dice que si la Moncloa, que si tal ministerio, que si tal o que si cual. Lo que pase en la Moncloa importa un pito, aquí lo que importa es lo que se decide en Madrid pero en el Paseo de la Castellana. En los edificios de la gente que realmente maneja la economía  y a los políticos, y hasta que no se entienda eso, no se puede evitar, es una concomitancia entre ellos. Un complot político banquero.

Sitio web de Alberto Vázquez-Figueroa

http://www.vazquezfigueroa.es/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s